día de la mujer - derechos empleadas hogar

La lucha por la igualdad de derechos de las empleadas de hogar

El Día Internacional de la Mujer es una ocasión para reflexionar sobre los avances en la igualdad de género, pero también para reconocer las persistentes desigualdades que enfrentan las mujeres en diferentes ámbitos, incluido el laboral. En este artículo, exploraremos la situación de las empleadas del hogar, un sector donde la discriminación por razón de género sigue siendo una realidad.

Día Internacional de la Mujer: Un vistazo a su evolución y su impacto en los derechos laborales.

El Día Internacional de la Mujer, celebrado el 8 de marzo de cada año, ha evolucionado desde sus comienzos en el siglo XX hasta convertirse en un símbolo global de la lucha por los derechos de las mujeres. Surgió en un contexto de agitación social y movimientos obreros, con el objetivo inicial de promover la igualdad de derechos, incluidos los laborales. A lo largo de las décadas, ha sido un catalizador para el cambio, inspirando movimientos feministas y generando conciencia sobre las desigualdades que enfrentan las mujeres en todos los aspectos de la vida, incluido el ámbito laboral.

El movimiento feminista ha desempeñado un papel fundamental en la lucha por los derechos laborales de las mujeres en todos los ámbitos, incluido el trabajo doméstico. Desde sus primeras olas hasta las luchas contemporáneas, las feministas han abogado por la igualdad de derechos y oportunidades en el trabajo, reconociendo la importancia de visibilizar y valorar el trabajo no remunerado, como el realizado por las empleadas del hogar. La conexión entre el feminismo y los derechos laborales ha sido una fuerza impulsora detrás de las reformas y legislaciones que buscan proteger y empoderar a las mujeres en el lugar de trabajo, incluyendo aquellas que trabajan en el hogar.

 

Desigualdad de género en el sector de las empleadas del hogar

El trabajo de las empleadas del hogar, a menudo, es invisible y subestimado en la sociedad. A pesar de que desempeñan un papel crucial en el funcionamiento de los hogares y en el cuidado de personas dependientes, su labor rara vez es reconocida o valorada como se merece. Esta invisibilidad se traduce en una falta de reconocimiento social y económico, así como en una falta de protección legal y laboral.

Además, la economía sumergida a la que se enfrenta un gran porcentaje de empleadas del hogar les niega el acceso a la seguridad social, vacaciones pagadas, días de enfermedad remunerados y otras prestaciones laborales. Además, al carecer de un contrato formal como deben tener todas las empleadas del hogar, están desprotegidas ante posibles despidos injustificados o abusos por parte de los empleadores.
La invisibilidad y subestimación de su trabajo en la sociedad contribuyen aún más a la precarización de su situación laboral. Al no ser reconocidas ni valoradas como trabajadoras con plenos derechos, las empleadas del hogar enfrentan dificultades para exigir mejores condiciones laborales o denunciar abusos.

Discriminación por razón de sexo en las empleadas del hogar

La discriminación por género en el sector de las empleadas del hogar es una realidad arraigada que se manifiesta de diversas formas. Por un lado, las trabajadoras del hogar suelen enfrentarse a salarios más bajos en comparación con otros trabajos, incluso cuando realizan labores de vital importancia para el funcionamiento de los hogares. Además, las oportunidades de ascenso o de acceso a empleos mejor remunerados suelen estar limitadas para ellas, debido a prejuicios de género arraigados en la sociedad.

Por otro lado, la discriminación también se manifiesta de manera indirecta a través de condiciones laborales precarias y falta de protección legal. Muchas empleadas del hogar trabajan de manera irregular, sin contratos formales ni acceso a prestaciones laborales básicas como vacaciones pagadas, días de enfermedad remunerados o seguridad social. Esta falta de regulación adecuada las deja vulnerables a las empleadas que dejan de tener acceso a derechos básicos como bajas laborales, prestación por desempleo, vacaciones pagadas, etc.

Otros tipos de sicriminación de las empleadas del hogar

El trabajo de las empleadas del hogar no solo está marcado por la desigualdad de género, sino que también se enfrenta a otras formas de discriminación, como el racismo y la xenofobia. En muchos casos, las empleadas del hogar son migrantes o pertenecen a minorías étnicas, lo que las coloca en una posición aún más vulnerable en el mercado laboral.

El racismo y la xenofobia contribuyen a perpetuar la invisibilidad y la precariedad laboral de estas trabajadoras. A menudo, se enfrentan a mayores obstáculos para acceder a empleos dignos y bien remunerados debido a prejuicios basados en su origen étnico o nacionalidad. Esta discriminación se refleja en la dificultad para encontrar trabajos estables y en condiciones laborales justas.

Derechos laborales de las empleadas del hogar: ¿Qué dice la ley y cómo se refleja en la realidad?

La legislación española ha avanzado en el reconocimiento de ciertos derechos laborales para las empleadas del hogar, aunque históricamente han enfrentado exclusiones y discriminaciones. A pesar de los avances, aún persisten desafíos significativos que estas trabajadoras deben enfrentar en su lucha por la igualdad y el reconocimiento pleno de sus derechos laborales.

Desde hace décadas, las empleadas del hogar han sido consideradas uno de los grupos más vulnerables dentro del mercado laboral, debido a la naturaleza informal de su trabajo, la falta de protección legal adecuada y la ausencia de sindicatos que las representen de manera efectiva.

Derechos de las empleadas de hogar

Las empleadas del hogar tienen por norma una jornada laboral establecida como el resto de trabajadores, con un límite máximo de 40 horas de trabajo por semana, así como a períodos de descanso diarios y semanales, en función de su jornada.

Tienen derecho a recibir el salario mínimo interpofesional establecido por ley para el año en curso.
Seguridad social: Deben ser dados de alta en la Seguridad Social por parte de sus empleadores, lo que les brinda acceso a la cobertura de salud y otros beneficios.

En caso de enfermedad o incapacidad temporal, las empleadas del hogar tienen derecho a recibir una baja médica remunerada, durante la cual continúan percibiendo su salario habitual.

 Todas las empeladas del hogar, independientemente de las horas laborales que realicen, tienen derecho a disfrutar de períodos de vacaciones de 30 días naturales remunerados y a los días festivos establecidos por ley, tanto nacionales como locales.

No pueden ser despedidas de manera injustificada y tienen derecho a una indemnización en caso de despido improcedente.

Deben recibir protección especial en caso de embarazo, incluyendo la prohibición de ser despedidas durante el embarazo y el derecho a la baja por maternidad.

Las empleadas del hogar tienen derecho a acceder a la prestación por desempleo en caso de finalización de su contrato laboral, siempre que cumplan con los requisitos establecidos por la ley.

Tienen derecho a cotizar para su pensión de jubilación, e incluso podrán integrarse las lagunas de cotización de su vida laboral para mejorar su pensión de jubilación, lo que les permite acceder a una prestación económica cuando llegue el momento de retirarse del mercado laboral.

A pesar de estar protegidas por la ley, las empleadas del hogar enfrentan numerosas dificultades para ejercer sus derechos en la práctica:

  • Precariedad laboral: Muchas empleadas del hogar continúan trabajando de forma irregular, en condiciones precarias, con salarios por debajo del SMI y ningún respaldo legal ante posibles despidos o situaciones de abuso.
  • Discriminación y racismo: Las empleadas del hogar, en su mayoría mujeres migrantes, enfrentan discriminación y racismo por parte de empleadores y de la sociedad en general.
  • Falta de cumplimiento de la ley por parte de empleadores: A menudo, los empleadores no cumplen con sus obligaciones legales, como el pago del salario mínimo, el alta en la Seguridad Social o el cumplimiento de los derechos laborales establecidos.

La lucha por la equiparación de derechos laborales de las empleadas del hogar con otros sectores continúa siendo una prioridad para los movimientos sociales y organizaciones sindicales. Se requiere una mayor sensibilización pública, así como la implementación de políticas y medidas concretas que aborden las desigualdades y discriminaciones que aún persisten en el ámbito laboral de las empleadas del hogar.

En resumen, si bien se han logrado avances en el reconocimiento de derechos laborales para las empleadas del hogar en España, aún queda un largo camino por recorrer para alcanzar la igualdad plena y la justicia laboral para este colectivo vulnerable.

 

Equiparación de derechos de empleadas del hogar: Identificando los desafíos que persisten.

A pesar de los esfuerzos por mejorar la situación laboral de las empleadas del hogar en España, aún persisten desafíos significativos que obstaculizan la plena equiparación de sus derechos con otros sectores laborales. Estos desafíos se presentan en varias dimensiones y requieren una atención continua por parte de las autoridades, los empleadores y las propias trabajadoras.

Obstáculos para la equiparación de derechos de las empleadas de hogar:

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

  • Falta de regulación exhaustiva: Aunque se han promulgado leyes y normativas para proteger los derechos de las empleadas del hogar, aún existe una falta de regulación exhaustiva que aborde todos los aspectos relacionados con sus condiciones laborales. Esto deja lagunas legales que pueden ser aprovechadas por empleadores inescrupulosos para vulnerar los derechos de las trabajadoras.

 

  • Invisibilización del trabajo doméstico: El trabajo doméstico sigue siendo subestimado y poco valorado en la sociedad, lo que contribuye a la invisibilización de las empleadas del hogar y dificulta la lucha por sus derechos. Esta falta de reconocimiento social también se traduce en una falta de protección legal y en una menor disposición por parte de los empleadores para cumplir con sus obligaciones laborales.

 

  • Precarización laboral: A pesar de los avances legislativos, muchas empleadas del hogar siguen enfrentando condiciones laborales precarias, como salarios bajos, jornadas extenuantes y falta de acceso a la seguridad social. La naturaleza informal de su trabajo dificulta la sindicalización y la negociación colectiva, lo que las deja en una posición de vulnerabilidad frente a posibles abusos por parte de los empleadores.

 

  • Discriminación de género y racial: Gran parte de las empleadas del hogar son mujeres migrantes, quienes enfrentan una doble discriminación basada en su género y origen étnico. Esta discriminación puede manifestarse en forma de salarios más bajos, condiciones de trabajo más precarias y falta de oportunidades de desarrollo profesional.

Avances en la búsqueda de la igualdad de las empleadas del hogar

A lo largo del tiempo, las empleadas del hogar han liderado movilizaciones y acciones colectivas para exigir el reconocimiento y protección de sus derechos laborales. Estas iniciativas, respaldadas por organizaciones sindicales y de derechos humanos, han visibilizado sus demandas y promovido cambios en la legislación y la sociedad.
Estos esfuerzos han dado lugar a avances significativos, como la inclusión en la seguridad social, establecimiento de salario mínimo y mejoras en las condiciones laborales. Aunque persisten desafíos, estos avances muestran el impacto de la organización y solidaridad en la lucha por la justicia laboral y la igualdad de género.

El Día de la Mujer es un recordatorio de que la lucha por la igualdad de género continúa. En el sector de las empleadas del hogar, es esencial seguir trabajando para eliminar la discriminación y garantizar que todas las mujeres tengan acceso a sus derechos laborales básicos. En Gestoría en Casa, estamos comprometidos a apoyar a las trabajadoras del hogar en su búsqueda de justicia y equidad. Juntos, podemos construir un futuro más igualitario para todas.

 

Desde Gestoría en casa, trabajamos cada día para que las empleadas del hogar vean ejercidos sus derechos y que los empleadores tomen conciencia de la importancia de regularizar su situación y cumplir con la normativa legal y laboral que se debe aplicar a sus empleadas, de forma que se garanticen todos los derechos de las empleadas de hogar.

Nuestros gestores laborales especializados en el sistema de empleadas del hogar, garantizan que todas las empeladas contratas a través de Gestoría en casa tengan aplicadas las normativas laborales que les correspondan.

¿quieres más información?

Déjanos tus datos y te asesoramos

DELUXE

59 Mensual
  • Elaboración de nóminas mensuales según normativa vigente.
  • Envío de nóminas a empleador.
  • Actualización de nóminas y salarios ante modificaciones normativas.
  • Redacción y tramitación del contrato laboral.
  • Trámites de alta y baja en la Seguridad Social y comunicación al SEPE.
  • Confección de documentación relativa a altas, bajas, y finiquitos S.S.
  • Gestión integral de cualquier tipo de incapacidad temporal.
  • Variaciones de datos en la S.Social: cambio de jornadas, salario, u horarios.
  • Gestión de incidencias en la nómina como extras, ausencias, bajas, etc.
  • Asesoramiento laboral para cuestiones de cualquier índole vía correo electrónico.
  • Contratos fijos discontinuos
  • Resolución ilimitada de requerimientos o notificaciones de cualquier administración.
  • Gestión ilimitada de cambio de empleador.
  • Gestión ilimitada de despidos disciplinarios.
  • Gestión de contratos por sustitución de baja maternidad/paternidad.
  • Asesoramiento y resolución de requerimientos de la administración en periodo ejecutivo (Gestión y pago de deudas pendientes).
  • Atención vía telefónica a dudas y consultas.
  • Llamadas a trabajadores para explicación de cualquier gestión de índole laboral. (máx 3 anuales)
  • Envio de burofax en caso de ser necesario. (máx 3 anuales)

ADVANCE

29 Mensual
  • Elaboración de nóminas mensuales según normativa vigente.
  • Envío de nóminas a empleador.
  • Actualización de nóminas y salarios ante modificaciones normativas.
  • Redacción y tramitación del contrato laboral.
  • Trámites de alta y baja en la Seguridad Social y comunicación al SEPE.
  • Confección de documentación relativa a altas, bajas, y finiquitos S.S.
  • Gestión integral de cualquier tipo de incapacidad temporal.
  • Variaciones de datos en la S.Social: cambio de jornadas, salario, u horarios.
  • Gestión de incidencias en la nómina como extras, ausencias, bajas, etc.
  • Asesoramiento laboral para cuestiones de cualquier índole vía correo electrónico.
  • Contratos fijos discontinuos
  • Resolución de requerimientos o notificaciones de cualquier administración.
  • Gestión por los cambios de empleador.
  • Gestión de despidos disciplinarios del trabajador.
  • Gestión de contratos por sustitución de baja maternidad/paternidad.
  • Asesoramiento y resolución de requerimientos de la administración en periodo ejecutivo (Gestión y pago de deudas pendientes).
  • Atención vía telefónica a dudas y consultas.
  • Llamadas a trabajadores para explicación de cualquier gestión de índole laboral.
  • Envío de burofax al trabajador en caso de ser necesario.

PREMIUM

39 Mensual
  • Elaboración de nóminas mensuales según normativa vigente.
  • Envío de nóminas a empleador.
  • Actualización de nóminas y salarios ante modificaciones normativas.
  • Redacción y tramitación del contrato laboral.
  • Trámites de alta y baja en la Seguridad Social y comunicación al SEPE.
  • Confección de documentación relativa a altas, bajas, y finiquitos S.S.
  • Gestión integral de cualquier tipo de incapacidad temporal.
  • Variaciones de datos en la S.Social: cambio de jornadas, salario, u horarios.
  • Gestión de incidencias en la nómina como extras, ausencias, bajas, etc.
  • Asesoramiento laboral para cuestiones de cualquier índole vía correo electrónico.
  • Contratos fijos discontinuos
  • Resolución de requerimientos o notificaciones de cualquier administración. (máx 2 anuales)
  • Gestión de cambios de empleador (máx 1 anual)
  • Gestión de despidos disciplinarios. (máx 1 anual)
  • Gestión de contratos por sustitución de baja maternidad/paternidad.
  • Asesoramiento y resolución de requerimientos de la administración en periodo ejecutivo (Gestión y pago de deudas pendientes).
  • Atención vía telefónica a dudas y consultas.
  • Llamadas a trabajadores para explicación de cualquier gestión de índole laboral.
  • Envío de burofax al trabajador en caso de ser necesario.
TOP